lunes, 6 de abril de 2009

El silencio en clase


Esta Semana es especial en el Calendario Escolar. Su concreción reviste múltiples lecturas y da la posibilidad de pensar la educación de manera fundamental. En cualquier sentido es una Semana en la que nuestras palabras están de más. Por eso esta entrada es una invitación a pensar el silencio en la educación, como una condición necesaria.

Se atribuye a Santo Tomás de Aquino aconsejar: "Deseo que seas tardo en hablar y lento para concurrir allí donde se habla. Se amable con todo el mundo, pero no tengas familiaridad con nadie, pues demasiada familiaridad engendra menosprecio y da materia a muchas distracciones".

¿Esta recomendación a un estudiante de la edad media mantiene su actualidad?

En principio, que se haya realizado, a mi juicio, pone de manifiesto una realidad que se mantiene constante entre los adolescentes y jóvenes de la edad media y los de nuestro tiempo: son rápidos para hablar y para acudir allí donde se habla. Tomás está mostrando, una vez, su profundo conocimiento de la persona de los estudiantes, y confiado en sus capacidades los orienta hacia un logro que sabe posible en los jóvenes: el autodominio. En los años juveniles en los que nuestra vitalidad busca cauce, también el hablar busca expandirse y se van descubriendo, en su ejercicio, las potencialidades que posee. De allí la necesidad del silencio.

La educación secundaria es un momento privilegiado para practicar y ejercitarnos en el dificil arte de callar y hablar en el momento justo. ¿Cuántas veces favorecemos prácticas en este sentido en nuestras clases?. Las muchas palabras - y cuanto mas vanas son, peor es - hacen que nuestro interior se derrame como cuando tiramos un baldaso de agua. Las palabras justas corren como en acequias conducidas al "lugar" y en el modo necesario.

Existe la tentación cotidiana de que nuestras palabras en clase se conduzcan por la vía de la opinión casi periodística la que, sin desmerecerla, está hecha para ser formulada en otros ámbitos. Y,si nos dejamos llevar por ese movimiento, introducimos una forma de diálogo que conduce paulatinamente a la "clase-café" o al "bar-clase", en la que los supuestos diálogos se van hilvanando como en un noticiero televisivo.

Si esto lo advertimos en nuestras prácticas es que ha llegado el momento de buscar el encuentro con el silencio y la soledad. Los adolescentes y jóvenes necesitan ser, invitados a ese encuentro, pues nuestros tiempos no les permiten acceder facilmente a la riqueza de estar frente a frente con su propio ser. Por el contrario tratan de perderlos en la masa informe de agentes de consumo, privándolos de realizar actos electivos conscientes y en orden a todo aquello que los hace mas buenos.

La clase no es el lugar propio del silencio, pero sin él tampoco hay posibilidad de encuentro educativo. Por eso afirmamos la necesidad del silencio que, como todo lo importante, se realiza desde los corazones. La música, bien seleccionada, y adecuada a los contenidos a desarrollar, suele ser un camino a transitar que nos conduce al autodominio que nos hace tardos en el hablar. Y llamamos la atención en esto: tardar en hablar; no nos invita Tomás a callarnos, sino nos muestra el camino del señorío propio sobre lo que vamos a decir. Tardar nos da la posibilidad de pensar en "lo que vamos a decir" , en "como lo vamos a decir", en "los destinatarios" de nuestras palabras, en "la intención" de lo que vamos a decir y en si todo ello "ayuda" en el tiempo y lugar en el que vamos a hablar.

"Lo dije sin querer",es siempre una expresión triste, nos pone por debajo de nuestra condición de personas. El resto de lo aconsejado por SantoTomás lo comentaremos en otra oportunidad. Ahora mejor callar.

Valgan pues, para terminar esta invitación al silencio en la Semana Santa, tres expresiones del P. Sertillanges que nos invitan a seguir pensando:

"La palabra es escuchada atentamente cuando se percibe detrás de ella el silencio...el silencio es el contenido secreto de las palabras que valen...lo que da valor a una persona es la riqueza de lo que ella no dice..."

10 comentarios:

  1. manuel ahumada27/6/2009 20:06:00

    Creo que manejar los silencios en el ambito educativo es parte de la didáctica, por otro lado, este permite reflexionar con respecto a la respuesta que se va a dar , ejercitando el silencio se infunde respeto en la opinion del otro y el derecho a expresar lo que piensa. De esta manera se logra en el aula ambientes de debates organizados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo creo que es muy bueno verdadera mente att: Dr fizsch bonsd ginecologo,siruganp plastico y obstetra

      Eliminar
  2. creo que el manejo de los silencios en el ambito educativo es parte de la didáctica de la clase , por otro lado el ejercicio de este permite reflexionar en la respuesta que se va a dar,cuando practicamos el silencio infundimos el respeto a la otra opinion asi como el derecho a expresar lo que se piensa, de esta manera podemos lograr un ambiente de concenso en el aula.

    ResponderEliminar
  3. Considero que una de las virtudes más importante de la clase es el silencio, por que sin él no habria entendimiento entre el profesor y los alumnos,también por que nos da la posibilidad de pensar en lo que vamos a decir y en como decirlo.
    Pienso que en estos tiempos el silencio es lo que falta, por eso creo que hay que tratar que los alumnos no se dispersen,lograr que hablen y callen en el momento justo.
    María Luz Capra. Alumna del tercer año del profesorado de matemática. Instituto de formacion docente y técnica Nº 156, Dr. Palmiro Bogliano. Cuidad de Azul, Prov Bs.As.

    ResponderEliminar
  4. El silencio significa reflexion, conexion con el interior y la posibilidad de observar nuestro entorno. Este silencio construye la palabra, la voz. El silencio es respeto y saber escuchar para poder construir una relacion en base al dialogo. En todos los ambitos, la familia, la escuela, la calle.
    ALOISI LAURA. I.S.F.D.y T. N°156 "PALMIRO BOGLIANO" 3° AÑO DEL PROFESORADO DE MATEMATICAS

    ResponderEliminar
  5. A mi criterio el silencio es mas que fundamental a la hora de llevar adelante una clase ya que es una señal de respeto mutuo y ademas ayuda a ambas partes que participan a tomarse un par de segundos para pensar y reflexionar acerca de aquello que se acaba de explicar en vez de decir cosas sin sentido, erroneas o que no tienen mucha logica con respecto al tema que se esta desarrollando.
    Nahuel Rodriguez. Alumno del tercer año del profesorado de matemática. Instituto de formacion docente y técnica Nº 156, "Dr. Palmiro Bogliano". Cuidad de Azul, Prov Bs.As.

    ResponderEliminar
  6. Como futuros docentes hacemos referencia al silencio en el aula, lugar donde vamos a pasar gran parte de nuestras vida,pues esto decidimos cuando optamos por estudiar un profesorado, vamos a tener en "nuestras manos" a jovenes a los cuales les debemos proporcinar las herramientas necesarias para que puedan insertarse en la sociedad, pero vale aclarar que no me refiero a que los estudiantes aprendan exactamente cual fue el último emperador romano o cuando llegó Cristobal Colón a América, sino más relevante aún enseñarles a opinar, a ser creativos, a indagar; pero siempre con argumentos, que no sean meros criticos, sino que siempre encuentren los fundamentos.Retomando el tema que nos compete, el silencio, no solo es necesario en el aula sino en la vida cotidiana, aprender a escuchar el silencio nos vuelve seres más reflexivos y comprensivos, logrando esto, de alguna manera va a ser más sencilla la tarea de transmitirle a los estudiantes la importancia del silencio tanto en la clase como en la cotidianeidad, como mencione anteriormente.
    El silencio es el único medio por el cual las personas se encuentran consigo y logran realmente hacer contanto con las demás personas, William Shakspeare dijo:"ES MEJOR SER REY DE TU SILENCIO, QUE ESCLAVO DE TUS PALABRAS", a mi entender lo que quizo expresar fue que muchas veces es mejor callar y pensar en lo que estamos por decir, que hablar sin pensar nuestras propias palabras.
    finalizando mi reflexión sobre el silencio, como futuros educadores debemos hacer hincapie en esta palabra, ya tantas veces mencionadas, SILENCIO, volviendo al mismo una práctica del día a día.
    Anabela lacruz, 2º año del profesorado de historia.Instituto de Formación Docente y Técnica Nº 156 "Dr. Palmiro Bogliano", Azul.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo estoy de acuerdo con el silencio de la clase, asi respetamos alos compañeros y comprendemos las esplicaciones del profesor.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por participar! pero no olvidemos que el silencio nos permite comprender las EXplicaciones, tanto como escribir bien nos permite entender mejor a quien se quiere manifestar por escrito.

    ResponderEliminar
  9. yo busco la importancia del orden y el silencio en clase no algo de una escuela que a unas personas no les interesa

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario! Hagamos uso de esta posibilidad de aprender con respeto; nos ayudan mucho a pensar tus preguntas.