martes, 26 de enero de 2010

Siguen cantando...

En los primeros meses del año 2009 recibí una llamada de Roxana.
Nos cruzábamos, a veces, en el barrio, pero ya no nos veíamos diariamente como cuando cursamos la primaria en la querida Escuela Nº 18 “Juan Bautista Alberdi”. A veces nos daban los tiempos para detenernos a preguntar sobre nuestras familias. Roxana se casó con Luis María, con quien cursé algún año del secundario en el Colegio Nacional, allá por la segunda mitad de la década del setenta del siglo pasado. Ya en aquellos años de la primera juventud, Luis María mostraba más su inclinación por la guitarra y las canciones, que por los libros.
Cuando se conocieron no podían mas que quererse.
El amor entre el varón y la mujer tiene eso de ser difusivo, como el bien. Y generalmente tiene la buena idea de difundirse en hijos. Roxana y Luis María hicieron realidad la riqueza familiar, nacieron los hijos.
Atravesaron el cambio de milenio entre las dificultades de estos tiempos, y mantuvieron la música como uno de los ejes de su unión familiar.
Aquella llamada de Roxana solicitaba una ayuda para María Emilia que debía rendir Filosofía, esa materia del secundario “que me quedó de haragana, está rebuena, pero necesito que me ayudés a organizarme”; me dijo el día que se llegó hasta casa para afrontar el desafío de prepararse para el examen.
Allí me contó, con la sonrisa de quien se está abriendo senderos, cómo ya se encontraba trabajando en La Plata, pero – lo que consideraba más importante – ya daba sus primeros pasos como intérprete, y “ya tengo escritas algunas canciones; te las mando, te van a gustar”, dijo, mientras hacíamos un alto en la lectura e interpretación de los textos que debía estudiar para el examen.
En el rostro de María Emilia los rasgos de Roxana y Luis María ya iban dando paso a una personalidad que lograba, pulsando la guitarra y cantando, que sus amigos la rodearan para pedirle siempre que se cantara otra.
Para toda nuestra comunidad fue una prueba muy dura el día que nos llegó la noticia que, víctimas de un accidente de tránsito, supimos que ya no estarían entre nosotros.
Todavía hoy, cada vez que pasamos ante su casa, abrazamos con el corazón al hijo que, sólo Dios sabe, como con el amor del resto de los familiares, logrará llevar la cruz por el resto de su vida.
Hoy nos mandaron un correo para hacernos conocer los videos de María Emilia que se han subido a la red.
Con la esperanza que por el cielo andarán cantando con Luis María, mientras Roxana les prepara unos mates, nuevamente hoy elevamos una oración en su memoria, y damos gracias por los momentos compartidos.

Para ver y escuchar a María Emilia Romero (en su última actuación en Azul).
– “Antes de volverte a ver”
www.youtube.com/watch?v=lAORA3_2BjE
– “Es sólo agua”