domingo, 6 de julio de 2008

Se vienen los exámenes


Julio suele ser un mes que nos encuentra a docentes y estudiantes en procesos donde la evaluación ocupa un lugar importante. Como estudiante es muy probable que ya estés preparando alguna materia para rendir en los turnos que los profesorados disponen después de terminado el receso invernal. Por eso consideramos oportuno recordar algunos aspectos que pueden ayudarte a la preparación de los exámenes.



Uno de los requisitos esenciales para rendir bien en el estudio es ciertamente lograr la concentración adecuada, y para esto no basta con un acto voluntario. No basta decir "quiero estar concentrado" para efectivamente lograrlo. Por ello tal vez te ayude considerar algunas cuestiones básicas.




Para estar concentrado se requiere estar motivado; tener claro para qué estudio lo que estudio. En este sentido no basta estudiar "para dar bien"; aunque ese pueda ser el objetivo inmediato hay que saber mirar el examen a rendir con una mirada mas estratégica. Tal vez te ayude responderte las siguientes preguntas: lo que estudio ¿en qué me capacita para cuando sea docente?; ¿me dará seguridad frente a los problemas que surjan en mi tarea docente?; ¿qué me aporta con relación a los contenidos a enseñar cuando me gradúe?. Si las respuestas a éstas preguntas no se presentan con cierta claridad, puedes transmitirlas al docente de la materia.




Para estar concentrado se requiere estar preparado sobre el tema a estudiar: sin conocimientos previos no se logra la concentración. Si voy a estudiar un autor del que no he leído nada hasta hoy, o un tema del programa del que no tengo noticias pues falta a las clases presenciales donde se desarrolló, por ejemplo, debería procurarme algún conocimiento previo, a través de una consulta a un compañero, al docente, etc.




Para estar concentrado se requieren "rutinas no rutinarias". ¿Qué es esto? Algunas rutinas te ayudaran, conservar el lugar de estudio, mantener un horario, hacer pequeños descansos periódicos. Pero es bueno que cada día aflore tu creatividad. Que puedas relacionar el texto que estás estudiando con otro. Que ilumines el tema desde otra perspectiva a la sugerida por el docente. Que introduzcas preguntas y cuestionamientos. Que hagas anotaciones para volver sobre ellas aún después de haber dado la materia. Que relaciones lo que estudias con temas de años anteriores y preveas anticipaciones con lo que vas a estudiar en años siguientes. Esto evitará el aburrimiento.




Para estar concentrado se requiere estar descansado. Esta misma semana se me acercó una estudiante a pedir disculpas por el examen parcial que había rendido porque se había dado cuenta que al haberse quedado toda la noche despierta estudiando, hizo que cuando tuvo ante sí las consignas, el agotamiento físico le impidió una correcta interpretación. Tampoco se dio cuenta que podía consultar. "La verdad no daba mas, profesor", me dijo. Efectivamente el momento de mayor concentración se requiere ante la mesa evaluadora, y es necesario "estar con todas las luces", descansado, bien despierto. Por eso tus días de estudio deben comprender también tus momentos de esparcimiento y diversión adecuados al momento que vives como estudiante. Una buena elección de tus diversiones en los períodos de exámenes seguramente redundará en mejor rendimiento.




Por último, si estudias en grupo con otros compañeros o compañeras, tal vez te puedan ayudar algunas cuestiones prácticas:




- Si eligen un lugar de estudio, también - de ser posible - elijan un lugar alternativo. Puede servir para estudiar una semana en un lugar y otra semana en otro, o para ser usado cuando el lugar principal esté ocupado.




- Sean estrictos con los horarios para comenzar y terminar. A veces ayuda organizar "prendas" para el que llega tarde por razones injustificadas.




- Planificar los días de estudio, y respetar la planificación. Si es necesario hacer ajustes decidirlos entre todos. Después de una semana o diez días, ver que resultados se obtuvieron y si es necesario hacer cambios.




- Evitar en el lugar de estudio elementos de distracción y ruidos molestos. Aunque una música suave puede ayudar a algunos, el silencio es el mejor aliado en el estudio. Es mejor acordar poner en silencio los celulares o directamente apagarlos mientras estamos estudiando. Para ello avisar a nuestros potenciales "llamadores" que eviten comunicarse en los horarios en los que estudiamos.




- Preparar los materiales necesarios para el estudio antes de comenzar.




- Antes de comenzar ponerse de acuerdo con los integrantes del grupo el método a seguir. Por ejemplo, si una será el que lea los textos, o leerán fragmentos cada uno. Si alguien al finalizar la lectura se encargará de hacer una síntesis con las ideas más importantes, y los demás agregarán otros aspectos. Esto se puede hacer por turnos. Cada cuanto tiempo haremos un pequeño debate para cuestionar con criticidad lo estudiado. Si alguien tomará nota de las cuestiones que quedan oscuras o por resolver. Si tomarán mate mientras estudian o harán cortes para hacerlo; etc. Lo mejor será que los acuerdos queden por escrito.




Hay muchos otros aspectos a considerar, pero estas son algunas cuestiones básicas que, tal vez, ya habías pensado y si no esperamos te ayude esta entrada a pensarlas. Sería bueno que la enriquezcas con tus comentarios y experiencias personales.