martes, 16 de diciembre de 2008

¡Féliz día Azul!


Surco de agua y de esperanza

hay un pampa en tus orillas

que, con mirada sencilla

te nombró: Callvú Leovú.

Se acerca a vos el ñandú

pa' beberse la llanura;

y está acodado en la altura

del mangrullo, un centinela...

Quejas saca a su vigüela

y azulea tu hermosura.

Él busca en vos los ojos

que ayer, por su amor, lloraron,

y en tus orillas dejaron

una postrera sonrisa...

Cuando ya la ténue brisa

de un ocaso enrojecido

hace volver a sus nidos

al hornero y al gorrión,

vuelve a vos el corazón

a buscar su amor perdido.

Ya lo cobijan tus sauces,

y al arrullarlo tu andar

cree volver a escuchar

una caballada al paso...

Una tropa es un pedazo

de pampa que se desplaza...

Y en el silencio que abraza

la noche que ya se asoma,

se puede oír, tras la loma,

el crepitar de las brasas.

Y en el latir inconstante

del fuego que se ve arder,

está ardiendo un querer,

eco de ¡Adios! fortinero...

Mañana en el entrevero

de lanzas, sable y sudor

ha de sangrar el amor

porque ha de sangrar la pampa...

Misterios de recia estampa

raíces de Azul Nación.

Mas, cuando vuelva la noche,

a escamotearte la luz,

sentirás Callvú Leovú

que tu seno fecundiza.

Azul, naciste de prisa,

el pampero fue tu viento;

fertilizó tus cimientos

la sangre pampa y cristiana,

la Cruz del Sur fue la dama

que signó tu firmamento.
Lo escribí alguna noche de la década del 80 del siglo pasado, quedó sin fecha, casi como la fundación de Azul, habrá que inventarle una. Es mi aporte en este 16 de dicembre en el que celebramos el 176 Aniversario de la fecha acordada en la que se habría fundado Azul.