miércoles, 31 de octubre de 2007

Padres, hijos y drogas

Fuente Drugs Don't Work in Arizona
1. Los chicos pueden escuchar todos los mitos del mundo cuando se trata de drogas. Necesitan escuchar los hechos de usted, y luego necesitan saber por qué son tan importantes los hechos. Apréndase los daños que producen TODAS las drogas a las que están expuestos sus hijos. ¡Puede lograrlo! Después ayude a sus hijos, de cualquier edad, a comprender por qué es tan importante esa información para ellos. Estos son algunos puntos salientes acerca de la marihuana: (1) Hace más lentos los reflejos y la coordinación, y reduce también la capacidad para juzgar la distancia, la velocidad y el tiempo -- esenciales manejar vehículos, hacer deporte, etc. (2) Reduce la memoria a corto plazo -- esencial para el trabajo escolar y el juego, cualquier tipo de concentración y para las relaciones con amigos y familiares.
2. Participe. Los chicos que están cercanos a sus padres tienen menos probabilidades de adoptar conductas arriesgadas. No tema usted preguntar a dónde van sus hijos y con quién estarán. Conozca a los amigos de sus hijos -- y a sus padres -- para familiarizarse con sus actividades. No dude en abrir su casa a los amigos de su hijo, esto le da confianza y seguridad en sí mismo.
3. Obtener el primer trabajo es todo un acontecimiento en la vida de los jóvenes. Participe en el proceso. Oriente a sus hijos para que soliciten trabajos que pueda realizar. El tomar un empleo que no podrá realizar lo llevará a pensar que es un fracasado. Averigüe quien es el patrón y cual es la tarea exacta que su hijo realizará. Incúlquele a su hijo, que la tarea que iniciará tiene como fin solucionarle problemas al empleador.
4. La gente que quiere legalizar las drogas tiene todavía que dar respuesta a algunas preguntas muy difíciles. ¿Se legalizarán todas las drogas, o sólo algunas? ¿Se legalizarán para todas las edades o sólo para adultos? ¿Dónde se comprarán las drogas legalizadas? ¿Con los traficantes? ¿En una farmacia? ¿Cómo se fijarán los precios? ¿Cómo se dividirá el mercado? ¿Por provincias? Toda respuesta tentativa lleva a una certeza: los traficantes seguirán negociando, entregando drogas del mercado negro a precios de mercado negro. 5. Los traficantes de droga no necesariamente tienen un aspecto peligroso o arruinado. Es más la mayoría de los vendedores no la consumen, ni permiten que sus hijos la consuman. Muchos traficantes de droga tienen una apariencia absolutamente normal. Por lo tanto, es particularmente difícil que un chico comprenda que el uso de las drogas es peligroso de verdad. Aquellos que usan droga también pueden tener un aspecto normal. Al menos por un tiempo. Después empiezan los problemas físicos y de comportamiento. Los traficantes de drogas embaucan a los muchachos con apariencias iniciales. Ayude a que sus hijos puedan ver más allá de la apariencia inicial - que lleguen a ver hasta los resultados que son importantes para ellos.
6. Algunos padres que crecieron en los '60s experimentaron con drogas durante los primeros años -- y salieron bien librados. Algunos piensan que sus hijos van a experimentar también. Sin embargo, las drogas actuales son mucho más fuertes que en aquellos años. Por ejemplo, la marihuana es 10 veces más potente hoy que en los '60s. La heroína es más pura y, por lo tanto, más letal. Ningún padre de esa generación que haya experimentado en aquellos años ha tenido que lidiar con el montón de drogas nuevas llamadas "drogas de club," que amenazan cualquier posibilidad de "salir bien librado."
7. Continúe enterándose de lo que ocurre en la vida de sus hijos. Los recitales son populares en los grupos de todas las edades y no son sólo reuniones musicales tal como supuestamente tratan de aparentar. Las drogas de club (sintéticas) están disponibles locales nocturnos y recitales. En el caso de sus hijos mayores, ponga atención a sus instintos. No temas intervenir si una corazonada le dice que algo anda mal. Si tiene hijos de 11 a 13 años -- edades de alto riesgo en cuanto a la experimentación con drogas - dese cuenta que los chicos son cada vez más independientes pero, a pesar de sus protestas, necesitan urgentemente una estructura y orientación. Quieren que los quiera lo suficiente como para fijarles límites. Estos son algunos pasos prácticos: (1) Fije su hora de llegada, y sea estricto con su cumplimiento. No obstante, debe estar preparado para negociar en ocasiones especiales. (2) Haga que sus hijos se reporten a intervalos regulares. (3) Llame a los padres en cuya casa tendrán las fiestas. La noche de la fiesta, no dude en pasar para saludar (y asegurarse de que haya adultos supervisando). (4) Facilite a su hijo el proceso de irse de una fiesta en que estén utilizando drogas. Planee de antemano si usted o otro adulto designado irá a recoger a su hijo si se siente incómodo. (5) Acláreles totalmente a sus hijos que no quiere usted que usen drogas. No de usted pie a que interpreten sus palabras. Además, coménteles frecuentemente los peligros del uso de drogas - más de una o dos veces al año.
8. Por mucho dinero que tenga acceso su hijo, ¿realmente sabe cómo lo gasta? Averigüe. Muchos traficantes dicen que los niños tienen mucho dinero. Sea prudente en a la cantidad de dinero que les da usted para gastar. Si su hijo tiene un empleo de medio tiempo, indague cuánto gana y en qué lo gasta.
9. Haga que sus hijos sean "difíciles de alcanzar" desde el punto de vista de los traficantes. Después de investigar los daños que producen las drogas y después de ayudar a sus hijos a comprender por qué son importantes esos hechos para ellos, ayúdeles a aprender cómo decir NO. Ejercite y haga actuaciones con sus hijos y adiéstrelo en formas de negarse a usar drogas en situaciones distintas. ¿En serio? En serio. Reconozca qué tan difíciles pueden ser estas situaciones. Recompense su buen comportamiento de forma consistente e inmediata. Haga hincapié en lo positivo. Haga énfasis en lo que hacen bien sus hijos. Contenga la necesidad de criticarlos. El afecto y el respeto reforzarán el buen comportamiento (y cambiarán lo malo). Avergonzarlos o incomodarlos no será de ayuda. ¿Cómo hacerlo y fijar esos límites? Cree reglas -- y hable de antemano acerca de las consecuencias de romper esas reglas. No lance amenazas que no va a cumplir ni deje ir fácilmente a quien haya roto las reglas. No imponga castigos duros o nuevos.
10. ¿Qué es lo que más impide que sus hijos ingieran drogas y alcohol? USTED. Siga adelante. Deje sin trabajo a los narcotraficantes. Los jóvenes que aprenden de sus padres los riesgos de las drogas tiene 36% menos probabilidades de fumar marihuana que los demás chicos, 50% menos probabilidades de utilizar sustancias inhaladas, 56% menos probabilidades de usar cocaína. 65% menos probabilidades de usar LSD. Usted ejerce la influencia más poderosa en la vida diaria de sus hijos. Sin embargo, las estrategias en contra de las drogas rara vez son instintivas. Puede usted aprender más y puede empezar ahora mismo.