sábado, 27 de octubre de 2007

Valora tu hogar

"Con tu permiso, hoy quiero entrar en tu casa para valorar lo que tienes: mis palabras, al hablar de la Familia son un poco extrañas, y digo esto porque no hablaré de la Familia constituída por los padres y los hijos, sino del lugar donde habitualmente vive una Familia. Nos hace mucho bien repasar las distintas partes de nuestra casa porque cada una de ellas tiene su propio valor y al recordarlas sin dudas las valoraremos mas.

Empecemos por la Puerta.



  • La Puerta ofrece seguridad a los que viven en la casa.


  • La Puerta guarda celosamente la intimidad del hogar.


  • La Puerta ofrece el salir y el entrar en nuestra casa, para encontrarnos con nuestros seres queridos, que nos aman como nadie.


  • La Puerta de nuestro hogar nos recuerda la Puerta de la Iglesia y la Puerta del Cielo.

Un pensamiento sencillo pero valioso que nos ofrece la Puerta de casa: cuando pongo las llaves en la puerta, al abrirla, porque vengo cansado del trabajo, un pensamiento inunda nuestro corazón: al pasar el umbral de esa puerta me encuentro con personas que me aman como nadie...si pienso con Fe la Puerta me introduce en la antesala del Cielo.


Sigamos con las Ventanas.



  • Las Ventanas nos ofrecen la luz solar que da colorido a las distintas partes de la casa.


  • Las Ventanas, al dejar entrar el sol, ofrecen a los visitantes del hogar el clima de calor y luz.


  • Las Ventanas tienen su valor porque nos permiten ver el exterior de nuestro hogar, sin salir por la puerta.


  • Las Ventanas nos hacen ver que hay otras cosas y otras personas alrededor del hogar, que son nuestros vecinos.


  • Las Ventanas nos hacen ver los jerdines que rodean la casa, nos hacen ver las flores que florecen en primavera y en invierno el suelo cargado de escarcha.


  • En algunas ventanas la parte superior se puede abrir y así entra el aire que beneficia un clima sano en nuestro hogar.

Un pensamiento que nos ofrecen las Ventanas: sería muy triste una casa completamente cerrada, sin ventanas. En cambio cuando la casa está adornada de Ventanas, sus moradores tenemos la oportunidad de ver lo que tenemos dentro de casa, y de ver el mundo que nos rodea. Un hombre sin ventanas es un hombre sin horizontes, sin ideales, sin aspiraciones. Un hombre con Ventanas al conocer el mundo exterior siente su responsabilidad de colaborar con los demás.


Y concluyamos con la Mesa.

Si me preguntan por qué la Mesa es el lugar mas importante de la casa, no piensen que es por mi deseo de comer y beber. En verdad la mesa



  • es el centro del hogar porque allí las sillas que la rodean nos invitan a reunirnos...


  • es el centro porque allí se reúne la familia...


  • es el centro de conversación de los detalles de la vida familiar...el papá de su trabajo, la mamá del cuidado que hay que tener de la casa, los hijos mayores de sus estudios, los mas pequeños de sus juegos...es una conversación que, pasando los años, va cambiando de tema y, por eso


  • la Mesa, es el lugar donde la Familia es Escuela.

Mirando la Mesa, recibimos una invitación a la unidad, en ella descansan los frutos del trabajo de la Familia. La Mesa del hogar, si la miro con Fe, me recuerda a la Mesa del Altar de mi Iglesia, donde Dios está presente, donde Dios nos alimenta, donde Dios nos reúne...

Y así debe ser la Mesa de mi Hogar...un lugar donde está Dios y por eso rezamos antes de comer, un lugar donde nos alimentamos, no sólo con la comida material, sino con el amor de los que nos rodean...un lugar donde sin darnos cuenta cada vez somos mas unidos.

Querida Familia: comienza a mirar estos detalles de tu casa, y así has de valorar la Puerta, la Ventana, la Mesa; que no serán entonces una parte mas de nuestra casa, sino un regalo de Dios que debemos agradecer siempre."

Pbro. Juan Carlos Gardey.