martes, 20 de noviembre de 2007

La escuela y la soberanía



Hoy en Argentina celebramos el Día de la Soberanía. En mi ciudad, en la Plaza Juan Manuel de Rosas (ver imagen), se reúnen los vecinos para recordar el acontecimiento que dió origen a la celebración: el combate de la Vuelta de Obligado del 20 de noviembre de 1845. La memoria se nutre de los acontecimientos fastos y nefastos. Para los argentinos esta fecha se inscribe entre los primeros.


Recorrer el Río Paraná a la altura de la localidad de San Pedro, en la Provincia de Buenos Aires, remite a aquel día de los tiempos heroicos cuando el General Lucio Norberto Mansilla rechazó el avance de la escuadra naval que Inglaterra y Francia armaron para doblegar la resistencia de los criollos.


Significativamente aquel día murieron casi la misma cantidad de Argentinos que durante la Guerra de las Malvinas. Significativamente a estos hermanos nuestros - los muertos en acciones heroicas por la Soberanía Nacional - los quieren ganar las sombras del olvido.


Los argentinos todavía no hemos aprendido a honrar a todos nuestros muertos. Los gobiernos de turno son selectivos, deciden cuáles muertos son mas importantes que otros, y como consecuencia lógica se olvidan de gran parte de los vivos. La escuela puede ser una institución que nos ayude a honrar la vida, y a quienes se desvivieron para que nosotros vivamos. La escuela está llamada a dar un trato de honor hacia toda persona humana sea cual fuere su condición; el ciudadano argentino debe ver que en la escuela tiene asegurado el trato de honor que le es debido a toda criatura hecha a imagen y semejanza de Dios, y - repito - cualquiera fuere su condición, y cuanto mayor sea su necesidad, tanto más honor y mas solícita atención . La escuela está llamada a preservar la memoria, la de los días fastos y nefastos. Para ello debe honrar a Aquel que enseñó que "no hay amor mas grande que dar la vida por los amigos". Esta Piedra Angular será la que permita edificar la soberanía política necesaria para afrontar los desafíos del siglo XXI.