domingo, 4 de noviembre de 2007

MIRAR antes de hablar

Antes de hablar:
MIRAR primero muy bien lo que se ha de hablar (San Bernardo)
MIRAR el fin e intención que nos mueve a hablar, no basta que las palabras sean buenas, es menester que el fin sea bueno. (San Buenaventura)
MIRAR quien es el que habla, a quién habla y delante de quién habla. (San Basilio).
MIRAR el tiempo en que se ha de hablar, porque una de los principales partes de la prudencia es saber decir las cosas a su tiempo. (San Ambrosio)
MIRAR el modo y el tono de voz. La voz baja se llama silencio ( San Agustín). Basta que hables de manera que los que están cerca te puedan entender...con serenidad en el rostro, no haciendo gestos con la boca encogiendo o extendiendo los labios, ni mostrando señales con los ojos o arruganda la frente o la nariz, ni menos en la cabeza, ni hablando mucho de manos. (San Buenaventura). Que la voz no sea afectada, ni quebrada con una blandura juvenil, sino que sea voz de varón o mujer grave, sin ser áspera, sin enojo y sin ser pesada...que vaya mezclada con suavidad. (San Bernardo).
MIRAR que al corregir no lo hagas turbado y con enojo...no se enseña paciencia con impaciencia, ni humildad con soberbia (San Buenaventura).
MIRAR que son tantas las circunstancias que se requieren para hablar bien que será gran maravilla no faltar en alguna de ellas, por eso es muy buen remedio guardar silencio recordando las palabras de Sócrates: "Muchas veces me pesó de haber hablado y ninguna de haber callado".-