jueves, 25 de septiembre de 2008

Acerca de la influencia de Nietszche III


Así como la razón moderna comenzaba a ser resquebrajada por las corrientes irracionalistas - de las que Nietzsche es uno de los principales exponentes -también el estado moderno comienza a entrar en crisis. ¿Cómo se manifiesta este hecho? A mi juicio de dos formas, principalmente: por un lado se da una exhaltación del Estado hasta el olvido de las personas, que encuentra su culmen en los estatismos mas sangrientos del siglo XX; por otro lado se da un sobredimensionamiento de diversas organizaciones internacionales que promueven formas de internacionalismos, también despersonalizantes, con características mas o menos imperialistas, que han nacido también en el siglo que termina y que, sólo Dios sabe en qué terminarán.

En ambas tendencias subyace el tema de "la voluntad de dominio", tan caro a la obra del pensador que nos ocupa. Para Sebreli las corrientes culturales adversas a la racionalidad fueron preparando el fascismo y junto a Nietzsche señala a Ferdinand Tönnies, Georges Sorel y Wilfredo Pareto, como los fundadores. Entre los seguidores cabría nombrar a Stefan George, Ludwig Klages (+ 1956), quien se nutrirá de la idea de lo dionisíaco y lo orgiástico, tan afin al filósofo que recordamos, y le dedicará su obra "Descubrimientos psicológicos de Nietzsche", que junto con otras constituirá un importante aporte para la constitución de la caracterología como una especialización de los estudios psicológicos. Maurice Barrés, Gabriele D'Annunzio, a quienes se sumarán después "una nueva generación de nietzscheanos: Oswald Splenger, Ernst Jünger, Drieu La Rochelle y Martínb Heidegger".

Esta discutible apreciación, sin embargo, marca la influencia que liga la obra de Nietzsche a las llamadas corrientes de derecha -una categoría producto de la modernidad, que habrá que ver si subsiste a la crisis del legado de los modernos - y que han sido más alimentadas aún por las tareas que la hermana de Nietzsche, Elizabeth, casada con el militante antisemita Bernhard Forster, realizó desde el Archivo Nietzsche, lugar visitado asiduamente por Hitler. Éste último, según sus biógrafos, habría regalado a Mussolini - cuándo el italiano se encontraba en prisión - las obras completas de Nietzsche.

¿Cuáles son los aspectos del pensamiento de Nietzsche que han tenido mayor influencia en estas corrientes? Es interrogante interesante a profundizar.

Interrogante que si podría repetir si pensamos en la influencia de Nietzsche en la llamada izquierda del espectro político, obra que se realizó muy especialmente a partir del pensamiento francés de la postguerra, pero cuyo terreno habían abonado pensadores como Roger Garaudy, del llamado marxismo revisionista de Francia, quien hacia 1949 visitó catorce países de hispanoamérica, trayendo sus ideas e influencias.

También Henri Lefebvre dedicará en 1939 una monografía al estudio del pensamiento de Nietzsche. Como recuerda también Sebreli "en 1967 apareció "La Gaya Ciencia"·, el tomo V de las obras completas de Nietzsche en la edición francesa de Gallimard, traducida por Pierre Kñossowski y con prefacio de Gilles Deleuze y de Michel Faucault", los tres que, junto a Jacques Derrida, pueden remitirse al pensamiento de Bataille, de quien ya hemos hablado. A través de estos autores se debe gran parte de la influencia de Nietzsche en los Estados Unidos de Norteamérica y en gran parte de la izquierda Argentina. Sobre todo la izquierda que gusta de "estudiar" en la cuna del pragmatismo.

Desde estas corrientes se van constituyendo: el llamado pensamiento postestructuralista; lo que en algún momento se llamó el postmodernismo; va ganado lugar la ideología del perspectivismo, ocupando un lugar preponderante en las corrientes pedagógicas sobre las que se diseñan los sistemas educativos en América, lo que ha repercutido en las aulas, que se han visto ganadas por el irracionalismo y el relativismo. El tan remañido tema de que "lo importante son las interpretaciones", la negación a la razón de la posibilidad de alcanzar un conocimiento cierto, y por tanto una razón reducida a conocer sólo por invención, en suma, el imperio del relativismo en sus diversas manifestaciones se fue acentuando, impregnando el pensamiento filosófico político del siglo XX.

Así, sólo a modo de ejemplo, Foucault llega a la inevitable conclusión a partir de las premisas de las que parte, de que si Dios ha muerto, es necesario proclamar "el fin del hombre", la exhortación de Zaratustra encuentra un discípulo fiel: "Yo os exhorto, hermanos míos, a permanecer fieles a la tierra y a no creer en quienes os hablan de esperanzas supraterrestres".

A Georges Luckács también tenemos que referirnos como uno de los pensadores marxistas que ha ensayado una interpretación muy particular de Nietzsche.

¿Todo esto será lo que lleva a Tomás Abraham a afirmar que la historia de la filosofía tiene un final con Nietzsche?

Claro que, como veremos en una próxima entrada, todavía falta lo mejor.